Edición 7
23 de enero de 2022, 10:47:37
Ocio

Elegancia a lo grande


Lancia Voyager Golda 2.8 CRD

Por Felipe Teruel

Fruto de la absorción de Chrysler por parte del Grupo Fiat, el Lancia Voyager es el más elegante de los monovolúmenes que se comercializan. Siete cómodas plazas, un maletero inmenso y todas las comodidades imaginables para desafiar a los largos desplazamientos 


Con casi tres décadas de historia y presencia en más de 120 países, esta puesta al día del Voyager de la mano del Grupo Fiat, que muestra un frontal de líneas nítidas y contundentes dominadas por la nueva parrilla distintiva de la marca italiana fundada en Turín, en 1906, por los pilotos Vincenzo Lancia y Claudio Fogolín, el icono americano llega a los concesionarios europeos con el objetivo de mantenerse como referencia del segmento en funcionalidad, flexibilidad de espacio interior, soluciones prácticas y un equipamiento del único acabado Gold disponible que, hoy por hoy, no lo superan sus más directos competidores. El Lancia Voyager exhibe, lateralmente, una inequívoca sensación de amplitud. Y es que sus diseñadores han aumentado la anchura del techo, bajado la altura del vehículo e inclinado la línea de cintura para mejorar la complicada aerodinámica de estos vehículos y establecer unos rasgos que transmitan solidez y seguridad sin renunciar a una imagen contemporánea capaz de perdurar en el tiempo sin perder su vigencia. Funcionalidad interior El interior destaca, sin duda, por su amplitud y por una atmósfera silenciosa, funcional y acogedora en la que no se han escatimado materiales fonoabsorbentes y acabados de lujo hasta alcanzar un equipamiento único pero muy completo de la denominada versión Gold que se va a comercializar en España y que incluye doble pantalla LCD de 9 pulgadas en el centro del techo, asientos de cuero y molduras de madera auténtica en el salpicadero y las puertas. Pero, lo que verdaderamente destaca en el habitáculo es su excepcional funcionalidad, marcada por la facilidad de acceso de las dos grandes puertas traseras eléctricas, la trasformación de los 7 asientos para adultos y su capacidad de adaptación al número de ocupantes. Los de la segunda fila, por ejemplo, son dos butacas individuales que giran 180 grados y pueden ser orientadas en el sentido de la marcha o hacia atrás para mirar a los pasajeros de la tercera fila; entre ambas líneas puede ser desplegada una mesa desmontable con superficie suficiente para depositar juegos, consultar mapas o disfrutar de una merienda. Cada pasajero dispone de sus propios huecos para posavasos y de luces de lectura orientables con lámparas de led. Ambas filas de asientos pueden ser plegadas y ocultadas en el suelo para disponer de un volumen de carga de 3.129 litros y convertir el monovolumen de Lancia en el de mayor capacidad de carga de su segmento. Motor único En la prueba realizada por Arte de Vivir, el turbodiésel 2.8 CRD de 163 caballos y asociado a un cambio automático secuencial de seis velocidades se revela como el propulsor más idóneo para un vehículo de estas características y dinamismo y justifica, sobradamente, que no esté prevista la comercialización de versiones de gasolina. El Voyager de Lancia se mueve con soltura a pesar de sus más de dos toneladas de peso, no transmite ruidos de la mecánica y ofrece una conducción muy relajada por la disposición de la palanca de cambios colocada junto a la derecha del velocímetro y a poco más de diez centímetros de la mano y el volante. Este cambio posee un escalonamiento progresivo, aporta unas aceleraciones contundentes y, sobre todo, no penaliza el consumo, que, en carretera, apenas supera los seis litros de combustible cada 100 kilómetros. Felipe Teruel Lancia Voyager Gold 2.8 CRD Motor: Turbodiesel de inyección directa y raíl común. Cuatro cilindros en línea; delantero de 2.768 centímetros cúbicos. Potencia: 163 CV a 3.800 rpm. Par motor: 360 Nm entre 1.800 y 2.800 revoluciones. Transmisión: Tracción delantera y caja de cambios automática de 6 velocidades. Dirección: Con asistencia hidráulica. Frenos: Delanteros de disco autoventilados ventilados y de disco macizos los traseros. ABS de cuatro canales, asistencia mecánica a la frenada y Programa Electrónico de Estabilidad (ESP). Suspensión: Delantera: Independiente del tipo McPherson con muelles helicoidales, amortiguadores de gas y barra estabilizadora. Trasera: Eje de torsión con ruedas interconectadas, muelles helicoidales y amortiguadores de gas. Ruedas: Llantas de aluminio de 17 pulgadas. Neumáticos: 225/65R17 Prestaciones: Velocidad máxima: 193 km/h. Aceleración de 0 a 100 en 11,9 segundos. Peso: 2.242 kilos. Consumos: Urbano: 10,5 litros; carretera, 6,3 l; combinado, 7,9 l. Dimensiones: Largo: 5.218 mm. Ancho: 1.998 mm. Alto: 1.750 mm. Precio: 42.800 euros. Precio especial para familias numerosas: 36.800 euros.

Local.cibeles.net.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  local.cibeles.net