local.cibeles.net

Cuida tu alimentación incluyendo frutas variadas, verduras y pescado

Una dieta equilibrada es vital
Ampliar

Una dieta equilibrada es vital

jueves 19 de octubre de 2017, 13:40h
Cuando alguien padece una enfermedad es común que el apetito se vaya, más aún si los tratamientos que se siguen para su recuperación tienen efectos secundarios como ocurre con la quimioterapia.

Sin embargo, es importante que aquellas que padecen algún tipo de cáncer, como el cáncer de mama se mantengan sanas y fuertes, ya que después de la quimioterapia bajan sus defensas y necesitan nutrirse bien para estar en forma.

Por ello, especialistas en temas de oncología dan las siguientes recomendaciones para aumentar tu apetito en esos días que no tienes ganas de nada. Toma nota:

1. Desayuna bien, ya que diversos estudios demuestran que es en la mañana cuando el apetito aumenta, por lo que puedes consumir proteínas y carbohidratos que serán buenos para tu cuerpo.

2. Cuando sientas que tu apetito disminuye, haz un descanso y prueba a comer algo ligero, como una fruta o un yogur.

3. Mantenerse bien hidratada es muy importante. No olvides tomar sorbos de agua, sobre todo en aquellos días que no sientas tanta hambre; te ayudará a mantenerte hidratada.

4. Otra opción es consumir cremas o licuados, para que de esta forma adquieras varios nutrientes que son necesarios para tu organismo.

5. No olvides llevar siempre contigo algo ligero para comer, como barritas de cereal, una rebanada de queso, una fruta, frutos secos, etc.

6. Tu ingesta de zumos y sopas constituyen una buena opción, si es que tienes náuseas o poca hambre.

7. Otra forma de aumentar tu apetito y sentirte mejor, es realizando algún ejercicio como el yoga, pilates o natación que te ayudarán a fortalecer tus defensas.

Es importante señalar que no existe dieta ni alimento que pueda curar el cáncer. Podemos hablar de factores preventivos aportados por hábitos saludables y por una dieta sana, variada y equilibrada, como el patrón alimentario de la dieta mediterránea. Estudios recientes han demostrado que seguir este tipo de dieta podría reducir hasta en un 30 % el riesgo de desarrollar cáncer de mama, reduciendo también el riesgo de otros tipos de cáncer. Una vez desarrollada la enfermedad, seguir este patrón alimentario puede ayudar a prevenir recaídas y a tolerar mejor los tratamientos, mejorando la calidad de vida de los pacientes. Aceite de oliva virgen extra, pescado, verduras y hortalizas, frutas, legumbres y lácteos son el eje principal de esta dieta, tan beneficiosa para nuestro organismo, que debemos aprender a utilizarcomo herramienta de salud.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios