local.cibeles.net

Único en su especie

Maserati Quattroporte S Q4
Ampliar

Maserati Quattroporte S Q4

martes 16 de enero de 2018, 11:30h
Con actualizaciones significativas y nuevos elementos de alta tecnología, el Maserati Quattroporte 2018 mantiene las virtudes de un modelo permanentemente evolucionado desde su debut hace casi 55 años. Hoy, en todas sus versiones renovadas, mantiene su icónica imagen.
Las berlinas deportivas de Maserati no dejan de sorprender por la mezcla de lujo y exclusividad, con líneas limpias y poco recargadas y los controles incorporados en la pantalla táctil del sistema de información y entretenimiento.
Las berlinas deportivas de Maserati no dejan de sorprender por la mezcla de lujo y exclusividad, con líneas limpias y poco recargadas y los controles incorporados en la pantalla táctil del sistema de información y entretenimiento.

De esta última generación, ahora con estética y motores renovados, siguen llamando la atención sus proporciones. Con una longitud total de 5,26 metros y una gran puerta trasera que anticipa su amplísimo y suntuoso espacio interior. Algo parecido ocurre con el maletero, favorecido también por la ubicación del depósito de gasolina, que pasa de ocupar parte del hueco entre los asientos posteriores y la zona de carga a colocarse más hacia delante y por debajo, lo que también permite abatir los respaldos traseros y, por si fuera poco, beneficia al comportamiento, con un reparto de pesos y un centro de gravedad más adecuados.

El chasis y la carrocería son mucho más ligeros y no se pierde nada de rigidez, sino todo lo contrario. En la renovación de 2018, continúa la reducción de peso con el empleo masivo de aluminio y de otros materiales muy livianos como el magnesio, utilizado en el armazón del tablero de instrumentos. De aluminio son, entre otros, el subchasis delantero, las cuatro puertas, los capós, las aletas delanteras y la mayor parte de la arquitectura de las suspensiones.

Otro apartado donde los cambios son significativos es en el de las mecánicas. El Quattroporte S cuenta con un nuevo motor V6 de 430 caballos, desarrollado conjuntamente por Maserati y Ferrari. Con sistema de inyección directa y doble turbocompresor, consiguen unas prestaciones de vértigo, mientras sus consumos y emisiones de CO2 se mantienen en valores bajos para el rendimiento que proporcionan. Con la misma cilindrada de 3 litros, este nuevo propulsor aporta 20 CV más que el modelo al que sustituye, y está acoplado a una caja de cambios automática ZF de ocho velocidades, que también cuenta con los dos mismos modos de conducción Normal y Sport, además de uno específico para cuando las condiciones del terreno son deslizantes. Es una transmisión muy rápida y permite ser utilizada manualmente, bien a través de la propia palanca de la consola central o por medio de grandes levas fijas en la columna de dirección. En Sport el paso de una a otra marcha se puede llegar a realizar en apenas 150 milisegundos.

En las suspensiones también ha habido un trabajo profundo para conseguir el punto óptimo entre confort y comportamiento. La estructura de las delanteras está formada por dobles triángulos oscilantes, mientras que las traseras tienen cinco brazos, y en las cuatro ruedas hay muelles y amortiguadores, estos de dureza variable controlada electrónicamente.

En nuestra toma de contacto con el nuevo Maserati Quattroporte S Q4 rodamos por las autopistas de los alrededores de Madrid y por algunos de los tramos más sinuosos de carretera de la sierra madrileña. Para probar todas sus cualidades, además de sentarnos al volante, también viajamos en el asiento delantero del pasajero y en el trasero, donde pudimos saborear esa amplitud a la que antes nos referíamos y el confort de marcha, incluso cuando rodamos con satisfacción sobre trazados de curvas interminables y mal asfaltados.

Al acceder al interior, como en cualquier berlina deportiva de Maserati, no deja de sorprender la mezcla de lujo y exclusividad. El salpicadero ofrece unas líneas limpias y poco recargadas, con buena parte de los controles incorporados en la pantalla táctil del sistema de información y entretenimiento. Eso sí, la tapicería de cuero, los detalles de aluminio pulido y madera y, en general, los materiales empleados en el interior son de muy buena calidad y están cuidadosamente rematados. Los asientos reflejan bien la esencia del coche: deportivos y envolventes, pero a la vez confortables. En las enormes plazas traseras podemos elegir entre una configuración para dos personas o para tres.

El entendimiento entre motor y cambio es perfecto, ya sea dejando que se acoplen de forma automática o utilizando las levas para una conducción más agresiva. El paso de una a otra marcha es rapidísimo en aceleración, pero también la eficacia es grande a la hora de retener. Esto y una dirección absolutamente precisa, que transmite mucha confianza, hace que el coche tenga un excelente comportamiento, incluso en esos tramos más bacheados y retorcidos que pueden no parecer su hábitat natural. Y es que en la marca del tridente han realizado un notable esfuerzo en la puesta a punto de esta mecánica, a la que se ha añadido la tracción total con tecnología Q4, diseñada para controlar la tracción del vehículo en tiempo real y garantizar el máximo nivel en términos de prestaciones, eficiencia y seguridad. En concreto, el sistema Q4 supervisa continuamente numerosos parámetros para garantizar la mejor distribución de par entre los dos ejes en función de cómo se utilice el vehículo y de la adherencia que ofrezca la carretera.

Esta tecnología prevé la pérdida de contacto de las ruedas, según la información que proporcionan los sensores de aceleración lateral y longitudinal, del ángulo del volante y de la velocidad de derrape. En conducción y condiciones normales, se comporta como una berlina con tracción trasera, pero cuando se pierde adherencia, el sistema transfiere en tiempo real hasta un 50 por ciento de par motor al eje delantero.

De la misma manera, los grandes frenos de disco ventilados cumplen honestamente su cometido y aguantan dignamente el uso estresante de parar a este voluminoso vehículo, que pesa nada menos que 2.005 kilos. La estudiada aerodinámica, con un coeficiente CX de 0,31 y una mayor carga que permite que el coche se pegue al suelo a alta velocidad, es también un factor clave en la estabilidad a la hora de rodar por autopista. El equipamiento de serie es completo y contempla unas grandes llantas de 19 pulgadas, aunque se ofrecen como opción alternativa unas de 21 pulgadas.

Entre los extras más interesantes encontramos un sistema de sonido de alta fidelidad, firmado por la prestigiosa marca Bowers & Wilkins, con quince elegantes altavoces distribuidos por todo el habitáculo, algunos de kevlar y otros de aluminio.

Conclusión, el Quattroporte actualizado reúne toda la potencia que se pueda imaginar, pero siempre bajo el control más estricto de la electrónica aplicada en la alta competición para que sus privilegiados conductores puedan disfrutar de prestaciones más propias de un superdeportivo que de una berlina de representación. El diseño de Pininfarina, atemporal y conservador, sigue siendo deslumbrante.

FICHA TÉCNICA

MASERATI QUATTROPORTE S Q4

Motor: Twin Turbo de 6 cilindros en V y 2.979 centímetros cúbicos. Potencia: 430 CV a 5.750 rpm. Par motor: 580 Nm entre 2.250 y 4.000 rpm.
Transmisión: Tracción Q4 a los dos ejes y caja de cambios automática ZF de 8 velocidades.
Dirección: De cremallera con asistencia eléctrica.
Frenos: Delanteros y traseros de disco ventilados.
Ruedas: Llantas de aleación ligera de 19 pulgadas. Neumáticos delanteros: 225/45 R19; traseros: 255/45 R19
Suspensión: Delantera y trasera de paralelogramo deformable y resorte helicoidal. La estructura de las delanteras está formada por dobles triángulos oscilantes, mientras que las traseras tienen cinco brazos, y en las cuatro ruedas hay muelles y amortiguadores, estos de dureza variable controlada electrónicamente.
Ruedas: Llantas de aluminio de 19 pulgadas. Neumáticos: 275/40 R19.
Prestaciones: Velocidad máxima: 288 km/h. Aceleración: de 0 a 100 en 4,8 segundos.
Peso: 2.055 kilos (con conductor).
Dimensiones: Largo: 5.265 mm. Ancho: 1.948 mm. Alto: 1.476 mm.
Consumos: Urbano: 14,2 litros. Carretera: 7,1 l. Combinado: 9,7 l. Combinado: 5,9 l.
Precio: gama Maserati Quattroporte a partir de 109.600€,
versión S Q4, a partir de 135.500€.

Estética y motores renovados en la última generación de Maserati, con un chasis y una carrocería mucho más ligeros, sin perder rigidez. Cambios significativos también en la mecánica.
Ampliar
Estética y motores renovados en la última generación de Maserati, con un chasis y una carrocería mucho más ligeros, sin perder rigidez. Cambios significativos también en la mecánica.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios