local.cibeles.net

Internet ha cambiado la manera en que nos comunicamos, relacionamos y aprendemos. El acceso a la información global es un avance en la formación, aunque también tiene aspectos oscuros como la adicción a la red, siendo el conjunto más vulnerable el de los jóvenes

Consejos ante la adicción a Internet y pantallas en menores
Ampliar

Consejos ante la adicción a Internet y pantallas en menores

jueves 24 de mayo de 2018, 14:58h
Una de cada cuatro personas sufre trastornos de conducta o personalidad vinculados con la adicción a Internet y las pantallas y puede estar relacionada con un problema previo como la falta de relaciones sociales, carencias afectivas o soledad.

Una de las causas que afecta a una posible adicción está relacionada con los cambios físicos y psicológicos propios de la adolescencia y su fragilidad emocional; los menores buscan la seguridad que les falta dentro de sí mismos en las tecnologías, por eso los jóvenes son más vulnerables, aunque no los únicos. No hay que pasar por alto un dato alarmante: casi el 50% de los niños, menores de catorce años, dispon e de un teléfono móvil propio: los expertos indican que conviene retrasar el momento de la compra, ya que existe un altísimo porcentaje de adicción en este caso.

Medidas eficaces

Según los expertos del Grupo Laberinto, el aislamiento familiar y social se encuentra entre los primeros síntomas. El joven se retrae y su carácter cambia, se vuelve irascible e inestable porque sufre ansiedad cuando no está conectado.

En una segunda fase, el afectado mostrará menos interés por los estudios e Internet se convierte en prioritario, una bajada en los resultados escolares es consecuencia directa de la adicción a Internet con una pérdida parcial o total del rendimiento en los estudios.

Una medida eficaz es introducir control indirecto sobre la situación: como poner el ordenador en una zona común de la casa, así se reducirá de una forma natural el tiempo de consumo y se regulará el contenido al que se accede.

El control directo tampoco está de más, como establecer el límite de uso e instaurar unas normas y horarios de consumo (diario, semanal...). Se recomienda una mejor y más frecuente comunicación dentro de las propias familias, para mejorar la relación entre los miembros y la salud psicológica de todos.

Otro consejo que propone el grupo de psicólogos es conocer el tipo de video-juegos que usan los menores y si los contenidos son adecuados es imperativo, al igual que se conocen sus películas favoritas o sus compañías habituales. Por último, dar ejemplo, como siempre, es la mejor terapia: los hijos imitan las conductas de los padres que deberían fomentar otro tipo de pasatiempos en familia, juegos de mesa, paseos, charlas, deporte, lectura, etcétera..

visite www.gacetaslocales.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios