local.cibeles.net

Tanto el Real Madrid como el Atlético esperan recuperar un título que en la última década ha estado gobernado prácticamente por el FC Barcelona

Madrid peleará por el título de Liga

Madrid peleará por el título de Liga

martes 28 de agosto de 2018, 12:20h
LaLiga Santander comienza con todos los equipos esperando hacer una buena temporada. En esta ocasión cinco serán los clubes madrileños que estén presentes en esta Primera División, ya que el Rayo Vallecano se une a los cuatro que ya había el curso anterior. De todos ellos, Real Madrid y Atlético de Madrid se presentan como los que más opciones tienen de pelear por el título, estando ambos en ese grupo de tres equipos que parten entre los favoritos en las apuestas por ganar LaLiga.

Por esa razón se espera que alguno de los dos cuadros de la capital sea capaz de batir a un FC Barcelona que es el actual campeón de la competición. Los azulgranas se han llevado siete de las últimas 10 Ligas, por dos de los blancos y una de los colchoneros, lo que demuestra que son el rival a batir desde el principio.

Pero la confección de las plantillas que tanto el Madrid como el Atleti han hecho este verano les eleva a una posición paralela a la de los culés en cuanto a jugadores, lo que quiere decir que ambos tendrán muchas posibilidades de, como mínimo, pelear por la competición doméstica, a la que más importancia suelen darle los entrenadores.

El Atleti quiere la decimoprimera

Por un lado estarán los colchoneros, que tras lograr la Europa League la pasada campaña tienen entre sus objetivos pelear por todo este curso. Mucha ilusión les hace una Champions League que tiene como sede de la final el Wanda Metropolitano, su estadio, por lo que ganar su primera ‘Orejona’ en casa sería increíble.

Pero Diego Pablo Simeone sigue su propia filosofía ya mundialmente conocida, la de “partido a partido”, por lo que no tirará ninguna competición hasta quedarse sin opciones de ganarla y menos LaLiga Santander, una de las dos más importantes de la temporada.

Hasta el momento los rojiblancos han ganado 10 títulos en el campeonato doméstico a lo largo de su historia, por lo que buscarán su decimoprimera corona esta campaña. La última vez que lo lograron fue en 2014 con el equipo ya a las órdenes del ‘Cholo’ Simeone en lo que supuso la ruptura del binomio del Madrid y del Barça en cuanto a ganar este torneo.

Aunque el objetivo sea la Champions, Simeone sabe que es muy difícil ganar la máxima competición europea, por lo que no se puede jugar todo a una sola carta y menos con la plantilla con la que cuenta actualmente, pues el club ha realizado grandes esfuerzos no solo para traer a nuevos jugadores, sino para renovar a otros como Antoine Griezmann o Diego Godín.

Comienzo de la era Lopetegui

Por su parte, el Real Madrid tendrá un temporada muy compleja, aunque ilusionante a su vez. Los blancos han finalizado de golpe y capón dos eras en apenas un mes, pues las inesperadas machas de Zinédine Zidane y de Cristiano Ronaldo han supuesto el cierre de una de las épocas más gloriosas del club.

Recordemos que Cristiano Ronaldo se marcha con nada menos que dos Ligas Santander, dos Copas del Rey, dos Supercopas de Europa, cuatro Champions League, tres Supercopas de Europa y tres Mundialitos de Clubes bajo su brazo. Todo ello conseguido en nueve campañas, lo que supone que ha ganado más de un título por cada temporada que ha pasado en el conjunto de Chamartín. La gran cara visible de un proyecto que llegó a su fin tras confirmarse su marcha a la Juventus.

Unas semanas atrás había sido Zinédine Zidane el que, de manera completamente sorpresiva, se marchaba del Madrid. El técnico francés llegaba de haber conquistado su tercera Champions League en dos años y medio al cargo del equipo y sin necesidad alguna abandonaba su puesto como entrenador. Sin duda, el gran artífice de que los blancos volvieran a dominar en Europa, ya que se marcha sin perder una sola eliminatoria en la competición más prestigiosa de todas.

Además, en su segundo curso Zidane conquistó una Liga Santander que hacía cinco años que no se ganaba en Chamartín. Por esa razón, se esperaba que fuera a liderar el proyecto del Madrid durante mucho tiempo, pero seguramente el desgaste que este puesto tiene fuera una de las razones por las que el técnico decidió dar un paso hacia atrás.

De esta manera, de golpe y plumazo al club merengue se le marchaban sus dos fundamentales insignias del equipo. Su estrella y su entrenador, el que había conseguido retomar el camino hacia la gloria de manera continuada y asidua. Algo que Florentino Pérez ha tenido que solventar de la mejor manera posible.

Lo primero fue contratar a un entrenador. Y, tras un casting exhaustivo, el elegido fue Julen Lopetegui, que por aquel entonces seguía al frente de la selección española. Muy controvertido fue su anuncio como nuevo técnico del Madrid, pues en ese momento se le cesó de su cargo desde la Federación Española de Fútbol. Todo ello creó una situación muy inestable tanto en la Roja como en las relaciones entre Madrid y FEF, que acabó con la eliminación de la selección en octavos de final ante Rusia.

Pero, al margen de la polémica, está claro que parece muy acertada la contratación de un técnico que conoce muy bien la casa y a los jugadores y que apostará por un proyecto continuista que tenga como base el trabajo realizado por Zidane.

Bale encabeza la lista para suceder a Cristiano

Una vez solucionado el problema del entrenador, Florentino y Lopetegui se pusieron manos a la obra para traer a una estrella que liderase al equipo a partir de la marcha de Cristiano Ronaldo. Muchos nombres sonaron, pero las elevadísimas pretensiones del mercado parecieron echar atrás a un Madrid que miró hacia adentro para buscar al siguiente hombre encargado de ser la referencia. Y ahí apareció Gareth Bale, muy del agrado de Florentino desde su llegada en 2013, que llevaba esperando todo este tiempo una situación de este tipo para ponerse al frente de la plantilla.

El galés ha convencido a Lopetegui y parece que, por fin, tendrá ese papel de principal referencia ofensiva en la plantilla. Recordemos que hasta el momento no había disfrutado de plena libertad como titular indiscutible, pues es un futbolista que ha ido entrando y saliendo del equipo durante su estancia.

Ahora, tendrá que aprovechar la oportunidad que se le está brindando para conducir el nuevo proyecto junto a un Julen Lopetegui que lo fía todo a él y a ese grupo de españoles que ya conoce de la selección y que seguramente obtengan un papel más importante ahora con su llegada.

Ahí aparecen los nombres de Isco Alarcón o Marco Asensio, dos jugadores que tampoco han conseguido ser titularísimos en el club merengue y que seguramente sean dos de los más beneficiados con la llegada del técnico español. Sobre todo se espera que el malagueño obtenga muchos más galones de los que poseía con Zidane, como ya ocurriera en la etapa de Lopetegui al cargo de España. Por su parte, el mallorquín deberá de dar aún ese paso hacia adelante que le permita adelantar a otros jugadores en su puesto para colarse en las alineaciones.

Aunque, sin duda, la gran duda del madridismo es si entre todos los nombrados podrán hacer olvidar la alargada sombra de un Cristiano Ronaldo que acostumbraba a marcar muchos goles cada temporada. De hecho, el delantero portugués se ha marchado como una auténtica leyenda blanca, promediando más de un tanto por encuentro disputado, cifras que costará mucho tiempo que alguien las alcance en Chamartín.

El año de LaLiga

Esta nueva era nace con la idea de continuar el trabajo que Zidane dejó hecho. Cambiar muchas cosas sería retroceder, o así se entiende desde el Madrid, por lo que Lopetegui seguirá una senda similar a la del francés introduciendo pequeños matices para ser incluso mejores.

Por esa razón, si se hace caso a lo que Zinédine argumentó el día de su salida, los blancos deberían tener como máximo objetivo la consecución de una Liga Santander que solo han conquistado una vez en las últimos seis campañas, siendo esta competición la que mejor mide la regularidad del equipo.

Por ello, quizás se cambie el objetivo de seguir siendo el rey de la Champions por ampliar las diferencias con el FC Barcelona en cuanto a títulos ligueros, donde mandan los merengues con 33. Precisamente detrás de ellos, solo están relativamente cerca los azulgranas, que en este siglo han recortado las distancias posicionándose a ocho coronas del Madrid con sus 25.

Por aquí es por donde se deberían mover las intenciones del cuadro de Chamartín, que comienza esta nueva era en busca de alcanzar esa regularidad que permita a sus aficionados disfrutar cada fin de semana.

Refuerzos importantes para Simeone

Regresando al origen de la cuestión, si los dos clubes madrileños consiguen estar un punto por encima del Barça, podría convertirse en una Liga de la capital. El Madrid tiene ante sí la incógnita de su nuevo proyecto, mientras que los rojiblancos siguen avanzando en conseguir una plantilla a la altura de los más grandes de Europa.

Esta temporada la directiva colchonera ha trabajado fuertemente para formar un equipo que sea capaz de pelear por absolutamente todas las competiciones. Por fin se ha dado el salto de calidad que el Cholo Simeone llevaba pidiendo años y ahora se espera que la plantilla responda con magníficos resultados.

Ya la campaña pasada se trajo a Diego Costa y a Víctor Machín, ‘Vitolo’. El primero tuvo un rendimiento inmediato y se mostró como el delantero perfecto para los sistemas del entrenador argentino, mientras que el segundo vivió la dura aclimatación a lo que Simeone les pide a todos sus jugadores. Eso sí, para este curso debería ser uno de los principales futbolistas en cuanto al ataque se refiere.

Y en esta campaña la apuesta ha ido más allá. Se han gastado unos 125 millones en traer a hombres como Thomas Lemar, Gelson Martins, Antonio Adán, Rodrigo Hernández,

Santiago Arias y Nikola Kalinic. Con estas llegadas la plantilla debería de dar ese salto de calidad que les permita mirar de tú a tú a prácticamente cualquier equipo del mundo.

A todo esto, hay que añadir el tremendo esfuerzo que la directiva rojiblanca realizó en junio para conseguir la renovación de un Griezmann que parecía tener los días contados en el Wanda Metropolitano. El francés manejaba grandes ofertas, pero finalmente su deseo fue permanecer en el club colchonero, gracias en gran parte a los 25 millones netos que cobrará a partir de esta campaña. Eso supone un gasto anual de unos 50 kilos para el Atleti, por lo que los ingresos a partir de ahora deberían de ser mayores para poder sostener esta situación y la posible renovación de un Jan Oblak que tampoco se quedará corto en su petición de salario sabiendo lo que el francés se lleva en su nuevo contrato.

Todo ello suma una plantilla en la que se duplican todas las posiciones con hombres de una gran calidad. Por ello, habrá una tremenda competencia para puestos que aún no están cerrados como el lateral derecho, donde Arias se debería imponer a Juanfran, el centro del campo, donde Saúl Ñíguez, Koke Resurrección y Rodri se alternarán en esas dos posiciones que teóricamente habrá para ellos, o los extremos, donde Vitolo y Lemar podrían tomar ventaja sobre Correa y Martins.

Pero las alternativas serán muy amplias para un Simeone que dispone de su mejor plantel desde que es entrenador del Atlético de Madrid. Ahora solo queda plasmar en los resultados las grandes expectativas que el conjunto del Cholo ha creado no solo en España, sino en Europa.

Por todo esto parece considerable pensar que el dominio del Barça en LaLiga Santander debería caer en favor de uno de los dos equipos de Madrid, o en los dos, que poseen grandes expectativas de pelear por este título en una temporada 2018-2019 que no ha hecho más que comenzar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios