local.cibeles.net

La Dra. Vanessa Núñez, especialista en Obstetricia y Ginecología del equipo del Dr. Juan José López Galián, de Hospital Quirónsalud San José, desmonta algunos falsos mitos sobre la forma o el tamaño de la barriga durante el embarazo

En la imagen, la Dra. Vanessa Núñez, especialista en Obstetricia y Ginecología del Hospital Quirónsalud San José.
En la imagen, la Dra. Vanessa Núñez, especialista en Obstetricia y Ginecología del Hospital Quirónsalud San José.

Falsos mitos del embarazo: el misterio está en el interior

jueves 06 de septiembre de 2018, 12:58h
Seguramente, a lo largo del embarazo cualquier mujer va a recibir numerosas afirmaciones acerca de su tripa –“si es redonda seguro que es una niña y si es picuda fijo que es un niño”–, o la típica pregunta de “¿ya te queda poco tiempo no?”, cuando todavía quedan semanas de embarazo... O, “seguro que viene de pie porque tienes la tripa muy alta”... Todas esas leyendas y falsos mitos que giran en torno al embarazo pasan de generación en generación y sobreviven a las evidencias científicas.

Sobre la forma de la tripa influyen varios factores, y ninguno de ellos es el sexo del bebé. De entrada, influye el tiempo de gestación, la tripa va cambiando durante los meses de gestación, tarda unos tres meses en hacerse visible porque hasta entonces está oculta en el pubis, en general hay que esperar hasta el quinto mes para que llegue a la altura del ombligo y desde ahí va ascendiendo progresivamente hasta el pecho. Al principio, tiene forma de pera, porque es más estrecho el útero por la parte superior, conforme el bebé va creciendo va ocupando la cavidad uterina y se hace más redondeada y, al final de la gestación, entre el octavo y el noveno con el descenso de la cabeza del bebé a la pelvis se hará más ovalada. En estos cambios influye también el peso de la mamá, en las mujeres obesas estos cambios se perciben menos, si ha habido embarazos previos, ya que en estos casos los músculos rectos del abdomen están más distendidos y hacen menos sujeción sobre el útero, por lo que la tripa será más redondeada, si hay caderas más estrechas el bebé tiende a encajarse antes, por lo que la sensación es de una tripa más picuda, igual que en mujeres muy deportistas con una fuerte musculatura abdominal. También influyen los movimientos y la postura que adopte el bebé.

Es lógico que cuánto más avanzado esté el embarazo, mayor será el abdomen, es decir, la edad gestacional influye en el tamaño de la barriga. Sin embargo, el tamaño del bebé no es lo único que interviene en el aumento del perímetro de la barriga. Por lo que, dos mujeres con las mismas semanas de embarazo y un feto con las mismas características, podrán presentar un tamaño totalmente diferente.

En cuanto a la relación del tamaño del abdomen materno y el peso del bebé también hay que ser cuidadoso, porque no siempre se cumple, cierto es, que hasta la implantación del control ecográfico una medida aproximada del crecimiento fetal se basaba en la medición con una cinta métrica especial de la “altura uterina” que se correlacionaba en unas tablas con las semana gestacionales, y en este caso lo que se mide es la altura del útero, no la altura de la barriga. Sobre el tamaño de la barriga pueden influir otros factores aparte del tamaño o el peso del bebé, por ejemplo, la cantidad de líquido amniótico, si hay un polihidramnios, que es un exceso de líquido amniótico, de forma que el abdomen materno parecerá más abultado y al contrario ante la presencia de un oligomanios, que es una disminución del líquido amniótico, en cuyo caso aparecerá de un tamaño inferior. Otros factores que pueden influir son la presencia de gases intestinales, tan comunes en las embarazadas, o la típica lordosis de la misma, que hace que al tener una curvatura más acentuada de la columna vertebral, dé la sensación de un abdomen más voluminoso por estar éste más sobresalido.

Así que ya sabemos, a dejar de un lado los comentarios ‘bienintencionados’ de la ‘sabiduría popular’ y consultar cualquier problema o duda a tu ginecólogo, que será quién mejor te las podrá resolver.

Más información, pueden ponerse en contacto con el Hospital Quirónsalud San José, a través del teléfono 91 068 70 00 y en la web www.quironsalud.es

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios