local.cibeles.net

Margaret Thatcher se queda sin su plaza en Madrid

Imagen de la inauguración de la placa de Margart Thatcher, en 2014. Cuando lo aprueba la Junta de Gobierno, será la plaza de las Constituyentes.
Ampliar
Imagen de la inauguración de la placa de Margart Thatcher, en 2014. Cuando lo aprueba la Junta de Gobierno, será la plaza de las Constituyentes.
Por Víctor M. Feliú
x
vmfeliugacetaslocalescom/7/7/22
jueves 20 de septiembre de 2018, 12:49h
La situación de las instalaciones deportivas, objeto de debate.
Ampliar
La situación de las instalaciones deportivas, objeto de debate.

El Pleno de la Junta de Salamanca, a petición de los grupos municipales socialista y de Ahora Madrid, y con el votó en contra de PP y C's, acordó el cambio de nombre para la plaza de Margaret Thatcher del distrito de Salamanca. Cuando lo apruebe la Junta de Gobierno pasará a ser la de Las Constituyentes.

Arranque del último curso político de la legislatura este pasado martes en el centro cultural Buenavista, en el que el Pleno de la Junta de Salamanca se reunía, con dos temas sobre la mesa que monopolizaron buena parte del debate político a lo largo de las más de cuatro horas que durase la sesión: el cambio de nombre de la plaza de Margaret Thatcher –a petición de los grupos municipales socialista y de Ahora Madrid– y la situación de las distintas instalaciones deportivas del distrito –a solicitud de los tres grupos de la oposición–.

Así, los grupos de izquierda traían al Pleno una proposición para cambiar el nombre de la plaza de Margaret Thatcher por el de plaza de las Constituyentes, iniciativa “no partidista, para reconocer el trabajo de las mujeres que formaron parte de todo el proceso de las Cortes Constituyentes” en 1868 y 1978, si bien es cierto que según ha podido saber Gaceta Local, la idea inicial de Ahora Madrid era la de que la plaza se denominase ‘8 de Marzo’, Día Internacional de la Mujer, denunciando además que la decisión de nombrar a la plaza como la de Margaret Thatcher no estuvo consensuada y fue aprobada gracias a la mayoría absoluta del Partido Popular.

Tanto socialistas como Ahora Madrid defendieron el reconocimiento de todas estas mujeres –“de todas las ideologías”– y pusieron en duda los méritos de Thatcher para tener una plaza.

No lo vieron así desde la bancada opuesta, desde la que Ciudadanos aseguró “no entender el sentido” de querer cambiar ahora un “acuerdo que fue legal, la plaza se puso democráticamente y deberían respetar la democracia”.

Más allá fue el PP, al poner en duda la legalidad de la propuesta, recordando que la ordenanza municipal para la denominación de las vías recoge cuatro supuestos para el cambio de nombre, que, según los populares, no se pueden aplicar en este caso: por imperativo legal, para evitar duplicidades, por exigencia urbanística o circunstancias excepcionales. Por todo ello, el Partido Popular solicitó un informe que jurídico para confirmar que el acuerdo para el cambio de nombre se ciña a la legalidad, dejando la propuesta en suspenso, hasta tener el informe sobre la mesa. Ahora Madrid y Grupo Socialista lo rechazaron, por lo que finalmente, con los votos en contra de Partido Popular y Ciudadanos, el Pleno aprobó el cambio de nombre de la plaza, que pasará la de Las Constituyentes, previo paso por Junta de Gobierno.

Polideportivos. Mucho más tiempo, cerca de una hora y media, se llevó el debate sobre el estado de las distintas instalaciones deportivas, tras el reciente cierre de la de Fuente del Berro y las obras que se vienen realizando en las instalaciones básicas, si bien es cierto que el resultado fue menos esclarecedor: cada grupo defendió su modelo de gestión, sin encontrar puntos de acercamiento.

Desde el PP se comparó cómo funcionaban las instalaciones con el modelo de gestión indirecta que ellos desarrollaron y cómo funcionan en la actualidad, con ninguna a pleno rendimiento. Ciudadanos puso en duda las últimas adjudicaciones, denunció la subida de precios y la marcha de 150 niños a Ciudad Lineal.

A su vez, desde el Grupo Socialista se denunciaban un doble fracaso: el de la gestión indirecta y la mala gestión que se viene haciendo desde el Área, incapaz de prever todos los problemas que se han venido dando.

Por último, Pablo Carmona justificó algunas de las situaciones actuales, como las “obras necesarias” que acabarán en octubre, en buena parte porque las empresas abandonan sus obligaciones en el último año de gestión, además de anunciar que los usuarios de Fuente del Berro podrán ir a salas y piscinas de otros tres distritos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios