local.cibeles.net

El Ayuntamiento celebra el debate del Estado de la Ciudad

Traspiés de Botella en el combate dialéctico

Ayuntamiento de Madrid  (Foto: Debate del Estado de la Ciudad)
Ayuntamiento de Madrid (Foto: Debate del Estado de la Ciudad)
Por Mamen Hernández
x
centrogacetaslocalescom/6/6/21
miércoles 22 de octubre de 2014, 12:40h

Llegó la hora de debatir sobre el Estado de la Ciudad y pocas novedades aparecieron en el frente municipal. La mayor parte de los ojos se posaron sobre la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que debutó el pasado viernes como regidora en este Pleno anual dejando ver que todavía está lejos de su antecesor al resbalar en su oratoria cuando colocó a IU en el gobierno de Asturias.

Tras hacer un recorrido por las actuaciones puestas en marcha por el Consistorio, la alcaldesa soltó algunas propuestas como la puesta a disposición de desahuciados de 200 viviendas de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo. Se trata de una iniciativa enmarcada en la Red de Viviendas Solidarias 2012-2015 con el fin de atender a las familias que por la crisis han perdido su domicilio. Las viviendas se presentarán en régimen de arrendamiento, con un precio social de 3 euros el metro cuadrado hasta un máximo de 200 euros por vivienda.

La modificación del Plan General de Ordenación Urbana también salió a relucir en el debate. La regidora madrileña abogó por el cambio en la norma ya que “lo que es válido en un momento de la ciudad no es bueno después”. En este sentido, el portavoz socialista, Jaime Lissavetzky,  emplazó a la regidora a buscar un plan “armónico” en el que “libertad y la eficacia no se confundan con la ley de la selva”. Lissavetzky arremetió en su discurso contra el estado de “parálisis” que sufre Madrid derivado de una “política megalómana”.

En este sentido, criticó la deuda de la capital y recordó la lista de proyectos que continúan “en el cajón”, como el del eje Prado-Recoletos, el intercambiador de Legazpi, o el de las cocheras de EMT en Bravo Murillo. También tuvo unas palabras para la gestión de la crisis y calificó a Botella de “gran recortadora” tras la aprobación de un Plan de ajuste que no “ha solucionado nada”. Entre las medidas a poner en marcha, el líder socialista abogó por vender el Palacio de Cibeles para destinar la recaudación a “políticas de inversión”.

Gestión sin recortes
La crisis siguió siendo el eje del resto de intervenciones. En el caso de IU, su portavoz, Ángel Pérez, entendió la austeridad como “mejor gestión” y no como justificación para realizar recortes. A su juicio, “la salida de la crisis consiste en activar la economía”, pero “ahora estamos a ver dónde se busca el dinero para recapitalizar la banca”, sentenció.

Pérez, que recordó los 500 desahucios al mes que se producen en Madrid, manifestó que en la capital “hay 14 barrios que superan la tasa de empleo nacional”, y que “hay 75.000 comercios que no tienen Sunday Shopping”, en relación al apoyo comercial que reciben las zonas de afluencia turística. En su discurso, el portavoz de la formación mostró su preocupación por “tener ingresos” ya que “nada es menos rentable que la parálisis”.

Por su parte, el portavoz de UPyD, David Ortega, defendió evitar las duplicidades en las competencias y criticó el modelo de ciudad basado en un “urbanismo desproporcionado”, “pensado para hacer negocio” y en el que importa más “la imagen que las personas”. Asimismo, Ortega mostró su disconformidad con la subida del IBI, que se va “multiplicar por cinco” desde 2001 al 2021.

En su turno de réplica, la alcaldesa contraatacó diciendo que en “Madrid ya hemos empezado a hacer ese desbroce entre las competencias del Ayuntamiento y la Comunidad” que se hará efectivo en los próximos días con la firma de “un primer acuerdo para la disminución de competencias” entre ambas administraciones.

Sus palabras se vieron reforzadas por la intervención del portavoz del PP, Pedro Calvo, que aseguró que Madrid ya ha invertido en infraestructuras y que ahora se proponen "invertir en personas".

Reto a un "debate sin papeles"
Durante el debate, la alcaldesa madrileña criticó al líder socialista, Jaime Lissavetzky, de tirar de discurso preparado y de no hacer “muchas propuestas”. Algo que el líder socialista aprovechó para retar a la regidora a un “debate sin papeles, donde y cuando quiera”. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
2 comentarios