local.cibeles.net

200 quejas al año

Un plan para acabar con las cotorras

Nido de cotorras en un cedro en Manoteras.
Ampliar
Nido de cotorras en un cedro en Manoteras. (Foto: C.D.)
Por Carmen Delgado
x
cdelgadogacetaslocalescom/8/8/23
lunes 07 de octubre de 2019, 08:20h

El Ayuntamiento de Madrid, en colaboración con SEO/Birdlife, va a poner en marcha un plan integral para reducir la población de cotorras argentinas, una especie invasora que genera numerosos problemas y ha crecido un 33% en los últimos años. Se prevé que esté listo en otoño de 2020.

Cotorras en Villa Rosa.
Ampliar
Cotorras en Villa Rosa. (Foto: C.D.)

Así lo ha anunciado el delegado del área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, citando un estudio de la Sociedad Española de Ornitología SEO/Birdlife, según el cual en los parques madrileños hay registradas alrededor de 12.000 cotorras.

Esto supone que la población de estas ruidosas aves verdes ha pasado de las 1.700 censadas en 2005 a unas 12.000, un crecimiento exponencial de esta especie catalogada como Especie Exótica Invasora por la ley sobre Patrimonio Natural y Biodiversidad.

Así, el plan avanzado por el área de Medio Ambiente habla del “sacrificio ético” y la esterilización de los huevos, tras la caza de los ejemplares mediante redes, hasta dejar una población controlable. El plan estará listo para el otoño de 2020.

Quejas vecinales

Cada vez son más numerosas las quejas de los vecinos por la invasión de las cotorras argentinas, que no solo llegan a construir nidos que pesan un centenar de kilos y suponen un riesgo para la seguridad, sino que arrasan con la flora del entorno y compiten por el alimento con otras especies autóctonas, como el gorrión, cuya población también se ha denunciado recientemente está en riesgo de desaparecer. También pueden ser transmisoras de enferdedades. Por no hablar por su incesante graznido, que convierte la convivencia con sus nidos en una tortura.

Como reconoció Carabante, “se han convertido en una preocupación para los ciudadanos y hemos recibido muchísimas quejas”, quien ha subrayado que, para preservar la biodiversidad del ecosistema y la seguridad de los madrileños, “se va a reducir” esta población.

De hecho, en 2018 se registraron 209 quejas, pero hasta agosto de este año, casi se ha alcanzado la cifra de todo el año anterior: 197 peticiones de los vecinos afectados.

Si en el arco sur de la capital, desde el parque Tierno Galván hasta el Parque del Oeste, son plaga, en la zona noroeste de Madrid, en distritos como Hortaleza, hace años que también a causar problemas, colonizando numerosas sus zonas verdes.

Les gustan especialmente los cedros, una especie muy habitual en los jardines de las comunidades de vecinos: según los estudios de SEO/Birdlife, el 40% de los nidos están en estos árboles, por su estructura de grandes ramas, aunque también les valen los plátanos y los pinos.

La erradicación de las colonias de cotorras es complicada. El ayuntamiento debe autorizar la actuación sobre los nidos, especialmente si están en árboles protegidos, y si no se toman medidas añadidas, el problema se multiplica: las parejas desalojadas de un nido se trasladan a otros árboles, expandiendo el problema.

“El ayuntamiento nos dio permiso para quitar un nido que se estaba formando en un cedro –cuenta el portero de una finca de Canillas- pero ahora lo están volviendo a construir en otro árbol”. Y mientras los permisos municipales llegan, los vecinos que tienen estos árboles a pocos metros de sus ventanas conviven con el ruido de pajarería desquiciante, los excrementos en el entorno y el peligro de que una rama se desgaje por el peso del nido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios