local.cibeles.net

Las épocas de exámenes pueden ser un verdadero quebradero de cabeza para los pequeños y, por extensión, para sus padres

Decálogo para ayudar a tus hijos a hacer frente a los exámenes

Decálogo para ayudar a tus hijos a hacer frente a los exámenes

viernes 08 de mayo de 2015, 11:25h
Puede que tus hijos ya estén inmersos en las vacaciones de verano y en las incansables horas en las que disfrutarán como locos. Sin embargo, en las vacaciones tienen que afrontar los prçóximos exámenes de septiembre. En el siguiente decálogo, damos algunos consejos para superar esta prueba o solventar las asignaturas pendientes...
Las épocas de exámenes pueden ser un verdadero quebradero de cabeza para los pequeños y, por extensión, para sus padres. Con este decálogo podréis ayudarles a superarlos con éxito.

1. Motivación. Lo ideal es que los niños estén motivados por sí mismos a aprender y a estudiar, pero esto no siempre es posible. Por ello, sus padres deben de ponerlo como una prioridad y enseñarles que, tras realizar las tareas escolares, será cuando puedan disfrutar de su rato de ocio haciendo la actividad que más les guste.

2. Estudio y diversión. Aunque aprender jugando es siempre más fácil, es necesario que entiendan la importancia del esfuerzo diario y que vayan adquiriendo una rutina de trabajo y de estudio.

3. Ayuda de los padres. Aunque los progenitores sienten la obligación de ayudarles siempre con las tareas del colegio, esto es un error. “Es importante trabajar la autonomía de los niños”, dice la psicóloga. Los deberes son su responsabilidad y tienen que hacerlos ellos solos. Mamá y papá podrán ayudarles después a resolver las dudas que les hayan surgido.

4. Crear un entorno ideal. Hay cinco factores indispensables: utilizar un sitio fijo, que se pongan siempre a la misma hora, que sobre la mesa solo haya el libro de la materia que van a estudiar y el estuche, nada de ordenadores, móviles o juguetes, que la televisión esté apagada y, por último, que adopten una postura correcta, evitando estar tumbado o en el sofá.

5. ¿Cuántas horas son las adecuadas? Cuando los niños son más pequeños lo importante es trabajar el hábito, por lo que bastaría con entre 20 y 25 minutos diarios. Según van creciendo, ese tiempo irá aumentando dependiendo de los deberes y exámenes, por lo que los padres deben estar pendientes.

6. ¿Sí o no a las actividades extraescolares? Uno de los dilemas a los que se enfrentan los padres es a qué actividades apuntar a los niños. Antes de elegir entre la amplia oferta que existe, los padres deben hacerse una serie de preguntas antes de apuntarlos. ¿Se trata de prolongar una hora más la jornada porque no llegan a buscarlos al cole antes? ¿Quieren que practique deporte o en cambio prefieren que aprenda algún idioma? ¿La idea es simplemente que el niño disfrute? Está bien que los niños practiquen actividades extraescolares, pero también tienen que tener tiempo libre y que aprendan a gestionarlo, incluso también a aburrirse.

7. Sus puntos fuertes y sus debilidades. Lo más importante es observar a nuestros hijos, mitigar sus defectos y potenciar sus virtudes. Ayuda plantearles pequeños retos que puedan conseguir y ajustar el nivel de exigencia que, en muchos casos, es mayor de lo que pueden hacer.

8. ¿Y si traen malas notas? Es imprescindible hacer una valoración sobre si hay una dificultad específica de aprendizaje para poder solventarla. También es importante ligar siempre el resultado al esfuerzo. Si el niño saca una mala nota pero se ha esforzado, no pasa nada. Será diferente si suspende por no haberlo hecho.

9. Sobre los castigos. De la misma manera, deben ir ligados al esfuerzo. Si el niño no se ha esforzado a la hora de estudiar, se le puede castigar haciéndole que pierda determinados privilegios: jugar con la videoconsola, ver la tele o mandarse mensajes por el móvil con sus amigos, para hacerle entender que para tener todos eso, es necesario que estudie y se esfuerce.

10. Buenos consejos... Ayuda a tu hijo a que confíe en sí mismo. Si ya ha aprobado otros exámenes difíciles, podrá con los siguientes. Es de vital importancia que aprenda a pensar en positivo. “Yo puedo”, “lo haré bien”, son frases que puede repetir para ayudarse y darse ánimo. Puedes enseñarle a respirar profundamente y a expirar lentamente, para ayudarle a relajarse. Pequeños sorbos de agua durante el examen pueden ayudar a mantener la concentración y a reducir la ansiedad, así que, ¡que no se olviden de llevarse su botella!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios