local.cibeles.net

La vida de Lina Codina, una española casada con el compositor, compone la trama de la nueva novela de Reyes Monforte

La nueva novela de Reyes Monforte, ‘La pasión rusa’, con la que ha ganado el premio Alfonso X El Sabio, cuenta la vida de la madrileña Lina Codina.
La nueva novela de Reyes Monforte, ‘La pasión rusa’, con la que ha ganado el premio Alfonso X El Sabio, cuenta la vida de la madrileña Lina Codina.

La “alucinante” vida de la esposa de Prokófiev

jueves 10 de septiembre de 2015, 12:03h
Para la periodista y escritora Reyes Monforte, "la realidad siempre supera la ficción", y lo demuestra descubriendo historias que no tienen espacio en la prensa, como lo hace en su último libro, Una pasión rusa, donde presenta la "alucinante" vida de Lina Codina, la que fue esposa del compositor ruso Serguei Prokófiev.

"Por mi vena periodística la realidad siempre supera la ficción y hay muchas historias increíbles que creo que hay que contarlas", explica la autora.

‘En esta casa nació Lina Prokófiev, esposa del genio compositor Serguéi Prokófiev’, decía la placa puesta por el Ayuntamiento de Madrid en la fachada del número 4 de calle de Bárbara de Braganza que despertó la curiosidad de Monforte.

Y así nació la historia que la autora ha vertido en Una pasión rusa (Espasa), ganadora del reciente premio de novela histórica Alfonso X El Sabio.

Lo que más sorprendió de esta historia a Monforte, según reconoce, fue que no sabía que el destacado compositor ruso había estado casado con una madrileña, hija de Juan Codina y Llubera, un tenor barcelonés, y de Olga Nemiskaia, una aristócrata de Varsovia y cantante de ópera.

Al empezar a investigar sobre Lina (Madrid, 1897-Londres, 1989), se encontró a “una mujer cosmopolita”, que hablaba cinco idiomas y que había estudiado en Suiza, Italia y en Nueva York.

“Vivió en el paraíso, en los locos años veinte, con Ernest Hemingway y Coco Chanel, pero también en lo peor, en la Unión Soviética de Stalin”, precisa. “Su vida había sido una fiesta hasta que alguien apagó la luz y unos brazos de hierro forjado le rompieron la existencia”, escribe. Porque, todo aquello cambió con la decisión de Prokófiev de regresar a la Unión Soviética.

Aunque fueron recibidos con los más altos honores, con el tiempo empezaron a sufrir las insidias del régimen y el deterioro de su relación. Al terminar la Guerra Mundial, Lina fue acusada falsamente y, sin que nadie pudiera hacer nada por salvarla, fue enviada al gulag, donde permaneció hasta la muerte de Stalin. "En definitiva, desde lo más sublime al mismísimo infierno, la de Lina fue una vida de novela, marcada por el amor, la tragedia y la capacidad de resistencia".

"La vida de Lina es como un folio en blanco en el que van apareciendo personajes famosos, guerras mundiales y la historia de Europa, y con eso va escribiendo su vida", concluye Monforte.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios