local.cibeles.net

Especial Castelló

Tras el éxito de la ‘Operación Peatón’, el modelo se repitió en la posterior remodelación de Jorge Juan. Aceras más anchas al llegar a las confluencias, como la de Castelló, para proteger al viandante. A la derecha un ejemplo claro de la ‘Operación Peatón’: jardineras y bancos peatonales para que no puedan subirse los coches y facilitar, a la vez, el descanso del viandante.
Tras el éxito de la ‘Operación Peatón’, el modelo se repitió en la posterior remodelación de Jorge Juan. Aceras más anchas al llegar a las confluencias, como la de Castelló, para proteger al viandante. A la derecha un ejemplo claro de la ‘Operación Peatón’: jardineras y bancos peatonales para que no puedan subirse los coches y facilitar, a la vez, el descanso del viandante.

Un paseo sin sobresaltos

jueves 19 de noviembre de 2015, 11:19h
La denominada ‘Operación Peatón’ facilitó el tránsito peatonal por las calles del ensanche. La calle de Castelló forma parte del denominado Ensanche de Madrid, el popularmente conocido como Barrio de Salamanca, en honor a su promotor, el marqués de Salamanca, donde nos encontramos una estructura reticular muy definida, con calles perpendiculares, únicamente repetida en Argüelles-Chamberí, aunque a menor escala. Basta echar un vistazo rápido a alguno de los programas informáticos actuales que permiten ver el trazado de las calles, para comprender en qué consistió el Plan Castro y el ensanche.


El resultado son calles eminentemente residenciales y comerciales, que se encuentran muy bien comunicadas y sus viviendas se encuentran entre las más caras de Madrid.

Destaca también por sus señoriales fachadas, que convierten a Madrid en una de las capitales más europeas en cuanto a arquitectura clásica y vanguardista. El barrio de Salamanca es sin duda, una de las zonas residenciales más elegantes y prestigiosas del continente europeo.

Pasear entre grandes portales, que daban acceso a los carros de caballo a los patios centrales, y contemplando grandes escaparates es el gran ‘secreto’ de esta zona, donde el peatón puede disfrutar del paseo, entre edificios señoriales, comercio variado y palacetes.

Conscientes de ellos, desde el Ayuntamiento de Madrid –gobernado entonces por el Partido Popular– se quiso dar protagonismo al viandante con la denominada Operación Peatón, para facilitar el tránsito peatonal y quitar obstáculos de la calle.

Así, se reordenó el aparcamiento y se actuó en las confluencias de las calles de la cuadrícula. Se ensancharon las aceras en cada esquina –creando las famosas ‘orejas’– y se ubicaron grandes jardineras y bancos peatonales para, por un lado, evitar que se subiesen los coches y, por otro, facilitar el descanso de los peatones.

Años más tarde, el modelo se repitió en la remodelación de Jorge Juan, si bien se quitaron las jardineras, pues en algunos cruces dificultan la visibilidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios