local.cibeles.net

Contra el periodismo al servicio del poder

Mario Vargas Llosa ha publicado este mes su nueva novela `Cinco esquinas´

Mario Vargas Llosa ha publicado este mes su nueva novela `Cinco esquinas´

Por Jon M. Rhode
x
redacciongacetaslocalescom/9/9/24
miércoles 30 de marzo de 2016, 11:56h
Vargas Llosa publica en marzo su nueva novela, 'Cinco esquinas', un regreso a su Perú natal en los últimos meses de la dictadura de Fujimori, que retrata una "deriva" del periodismo que considera que está presente en la actualidad. En su nueva novela, Cinco esquinas (Alfaguara), Mario Vargas Llosas regresa a su Perú natal en los últimos meses de la dictadura de Fujimori y retrata una “deriva” del periodismo “amarillo y chismoso”, que el autor considera que está presente en la actualidad. Una mezcla de thriller y retrato social y político, donde el sexo sirve de válvula de escape.


"Hay que tratar el sexo con naturalidad, ya hemos pasado por Freud y el psicoanálisis, por toda la cultura sexual de nuestro tiempo, que es rica y variada, y deberíamos estar informados de que en el sexo no existe una normalidad y una anormalidad, que las fronteras se confunden y se borran y las posibilidades son infinitas", explica.

Cinco esquinas –cuya primera edición se pone a la venta con una tirada de 200.000 ejemplares– comienza con dos mujeres, Chabela y Marisa, que se deben refugiar tras verse sorprendidas por el toque de queda y que terminan manteniendo relaciones sexuales, si bien la trama de la novela avanza hacia un tono más detectivesco, con el asesinato de un director de periódico que manejaba material comprometido.

En opinión del Nobel peruano, el erotismo es “un síntoma de alta civilización. En el amor no hay que aburrirse, exige creatividad –explica– y una inversión de tiempo y de cultura, que lo convierten en arte. Los pueblos primitivos lo veían como un desfogue animal y la cultura lo ha transformado en algo complejo y rico", afirma, al tiempo que situa el límite en “las perversiones y cosas intolerables que pueden ser evitadas".

Pero Cinco esquinas es también un alegato contra el mal periodismo, el que está al servicio del poder. Una crítica al periodismo “chismoso”, eje de la novela a través de un protagonista que se dedica a extorsionar y sacar escándalos, porque para Vargas Llosa hoy este oficio “está en peligro. Siempre se pensaba que el periodismo podría estar amenazado por el poder político, por el militar o el económico, pero nadie hubiera podido pensar que el periodismo podría estar amenazado por la frivolidad, por el periodismo irresponsable o chismográfico, que es la forma representativa de esta época", dice.

Vargas Llosa responde de esta manera a la pregunta sobre su aparición en estas revistas (a raíz de su relación con Isabel Preysler). Asegura el autor que se ha preguntado “cuál sería la receta” para dejar de salir en estas páginas, que le hacen “perder mucho tiempo. Cuando salgo a la calle hay fotógrafos que me están vigilando y me toman muchas fotos, y no sé para qué. Ya no puedo hacer cosas como ir a los sitios que me gustan, a tomar un café...", lamenta al tiempo que asevera que las revistas culturales son “el mundo en el que me muevo".

Entiende que se trata de “un problema cultural” de la sociedad actual que se “debería afrontar”, en lugar de “hacer bromas” con la gente que demanda ese tipo de periodismo. “Después de la experiencia de los últimos meses, me dan ganas de escribir otra Cultura del espectáculo (ensayo del autor que nos entrega una durísima radiografía de nuestro tiempo y nuestra cultura) con más conocimiento de causa”, afirma. “Me apena ver la deriva que ha tomado, con un entretenimiento que no tiene límites y husmea en la basura para conseguir contenidos para un público ávido. La primera responsabilidad del periodismo es no mentir y habría que recordar también que la cultura pierde nivel con la idea de que sea democrática y llegue a todos”.

El barrio de las Cinco Esquinas –que en la época colonial fue el centro de Lima, en el siglo XX tuvo un renacimiento cultural y bohemio y hoy es un barrio deprimido y violento, es protagonista de la novela. Las dos líneas argumentales señaladas transcurren en este barrio venido a menos, durante “un periodo convulso” de Perú, con toques de queda y apagones, donde “nadie sabía quién te podía matar: el Ejército, Sendero Luminoso, comandos del Gobierno o delincuentes comunes”, explica. Vargas Llosa ha trazado en Cinco esquinas un mosaico humano y social, una especie de cuadro de la compleja realidad peruana en la última etapa del Gobierno de Fujimori (que gobernó entre 1990 y 2000).

Política y populismo

No obstante, la influencia que ejerce el poder y, en concreto, una dictadura sobre las vidas personales también está incluido en estas páginas, especialmente en la historia de las dos amantes protagonistas. En cualquier caso, Vargas Llosa niega que se trate de una novela política, aunque sí reconoce que la “ingrata y a la vez enriquecedora” experiencia que pasó en la vida política activa está presente en Cinco esquinas. “No es lo mismo ver la política desde un despacho que en la calle”, afirma.

De esta manera, no duda al responder sobre temas de actualidad, como la candidatura de Donald Trump, sobre la que se muestra confiado en que finalmente no saldrá adelante, bien en las primarias de su partido o bien en las elecciones a presidente de Estados Unidos. “Pienso que es un peligro para Estados Unidos, un país demasiado importante como para tener en la Casa Blanca a un payaso, demagogo y racista. No creo que vaya a llegar a la presidencia, pero el que haya llegado a estas alturas a ser tan enormemente popular entre los sectores republicanos es inquietante y demuestra que ningún país está libre del populismo”.

Asimismo, sobre la candidatura de Keiko Fujimori (hija del expresidente Alberto Fujimori) para la presidencia de Perú, asevera que la gran cantidad de propaganda empleada durante la campaña “muestra de manera cínica todo el capital acumulado durante la dictadura. Las dictaduras siempre dejan una coleta, un partidito con una estela declinante, pero Fujimori ha sobrevivido más porque robó mucho más”, apunta.

Sin embargo, entiende que en América Latina hay “un gran reflujo del populismo” en la mayor parte de los países, algo que celebra. “Se está retomando la sensatez, el populismo ha llevado a América Latina al abismo, pero afortunadamente ha sido derrotado y ahora se ven buenos síntomas en países como Argentina, Bolivia o Ecuador”.

Además de la publicación de esta nueva obra, Alfaguara celebrará los 80 años del autor con la publicación de ediciones especiales de ocho de sus novelas fundamentales, entre ellas La ciudad y los perros, Conversación en La Catedral o La fiesta del Chivo.

Cinco esquinas.
Mario Vargas LLosa.
Alfaguara.

La dictadura de Fujimori utilizó el periodismo amarillo, el periodismo 
de escándalo, como un arma política para desprestigiar y aniquilar moralmente 
a todos sus adversarios. Al mismo tiempo, también está la otra cara, cómo 
el periodismo, que puede ser algo vil y sucio, puede convertirse de pronto 
en un instrumento de liberación, de defensa moral y cívica de una sociedad. 
Esas dos caras del periodismo son uno de los temas centrales de Cinco esquinas.
Cinco esquinas. Mario Vargas LLosa. Alfaguara. La dictadura de Fujimori utilizó el periodismo amarillo, el periodismo de escándalo, como un arma política para desprestigiar y aniquilar moralmente a todos sus adversarios. Al mismo tiempo, también está la otra cara, cómo el periodismo, que puede ser algo vil y sucio, puede convertirse de pronto en un instrumento de liberación, de defensa moral y cívica de una sociedad. Esas dos caras del periodismo son uno de los temas centrales de Cinco esquinas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios