local.cibeles.net

Fue presidente de la FRAVM

Fallece Paco Caño, motor de la participación vecinal

Paco Caño, en una imagen de archivo.
Ampliar
Paco Caño, en una imagen de archivo. (Foto: Miguel G. Rodríguez)
Por Carmen Delgado
x
cdelgadogacetaslocalescom/8/8/23
martes 19 de abril de 2016, 15:00h

Esta noche ha fallecido Paco Caño, una de los personajes a quienes los hortalinos en particular y los madrileños en general más le deben en su vida cotidiana. Auténtico líder y promotor del movimiento vecinal desde los años 70, ha fallecido este 18 de abril, a los 69 años, tras una fulminante enfermedad. Multitud de vecinos, amigos y políticos madrileños han expresado ya el pésame a la familia a través de las redes sociales: hasta esta noche estará abierta la capilla ardiente en el tanatorio La Paz (Tres Cantos) para darle el último adiós.

l

Paco Caño era toda una institución en Hortaleza, su barrio de adopción (nació en Adelfas, en Retiro) pero también en todo Madrid. Miembro de una de las primeras asociaciones vecinales nacidas en tiempos de la Dictadura, la de Villa Rosa, sindicalista, militante del Partido Comunista, presidente de la FRAVM y portavoz de IU en la Junta de Hortaleza en la anterior legislatura, defendió siempre los derechos de los ciudadanos madrileños, con pasión, tesón y una experiencia vital a sus espaldas difícilmente comparables. Caño era una de las personas que más sabía de municipalismo, en un municipio que siempre intentó mejorar para sus vecinos, y muchos tenían que callar cuando él hablaba.

En los años 70, a poco de morir Franco, encabezó con los vecinos de Villa Rosa una de las primeras manifestaciones, con aquél lema del que se hicieron eco en toda la prensa nacional -"Carretera de Canillas, 200 baches por milla"-, y ya nunca dejó de pelear por exigir dignidad para los barrios. Esencialmente ecologista, incorporó esta visión del mundo al movimiento vecinal -en la FRAVM recuerdan que nadie como él conocía los parques y jardines de todo Madrid, este periódico habló con él recientemente con motivo de sus reclamaciones para el parque de Villa Rosa-, con capítulos como la lucha contra la contaminación electromagnética, o la ampliación de las zonas peatonales en la ciudad para reducir la polución. En los últimos tiempos se le podía ver a menudo en el huerto urbano situado junto a la sede de la asociación en El Provencio: que el equipo de gobierno del PP incluyera la legalización de estos terrenos verdes en un programa especial se debe, en buena medida, a Paco Caño. "Son pequeñas victorias, nuevas miradas del movimiento vecinal", recuerdan desde la FRAVM.

También se le debe a Caño su lucha por democratizar el Ayuntamiento de Madrid y abrir cauces de participación: fue él quien acordó con el gobierno de Alberto Ruiz Gallardón la creación de un órgano de participación, los Consejos Territoriales, que acabaron siendo un fiasco, pero sentaron las bases de cómo los ciudadanos podían intervenir en las decisiones municipales. Los presupuestos participativos, que hoy están en marcha, son otra de sus largas reivindicaciones, repetidas año tras año, así como su pelea por los Planes de Barrio y el reequilibrio territorial. En la anterior legislatura decidió asumir su militancia política en Izquierda Unida "porque ahora hace falta más que nunca", le explicaba a esta redactora, y se convirtió en portavoz del grupo en la Junta de Hortaleza: sonados encontronazos tuvo con el equipo de gobierno, a quienes no dejó pasar una, aunque también supo aprovechar cuando se abrían puertas para el diálogo.

En la Fravm recuerdan que también "era nuestro archivero, fue una de las personas que más sabía y más trabajó para recuperar la memoria del movimiento vecinal en el 40ª aniversario de la Federación", y fue el artífice de una exposición gráfica -en la que también colaboró Gaceta Local- que recogía la historia del asociacionismo, y que fue plasmada en un libro. Ahora tendrá que ser Hortaleza, su barrio, quien no olvide nunca lo mucho que le debe a Paco Caño. Descanse en paz.

Paco Caño, en el centro, con Prisciliano Castro, su antecesor, y Nacho Murgui, su sucesor en la FRAVM.
Ampliar
Paco Caño, en el centro, con Prisciliano Castro, su antecesor, y Nacho Murgui, su sucesor en la FRAVM. (Foto: Miguel G. Rodríguez)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios