local.cibeles.net

Especial Ayala

eL FANTASMA DE LA CALLE DE AYALA. En el número 126 de la calle de Ayala hay un chalé adyacente a unos bloques de viviendas en el que, en los años 80, sus moradores oían golpes y ruidos. La leyenda urbana cuenta que se trata del alma atormentada de un obispo que encontró la muerte en este inmueble cuando funcionaba como prostíbulo. Al parecer, los fenómenos misteriosos aún siguen produciéndose...
Espías y posguerra. Embassy es un salón de té ubicado en el paseo de la Castellana, 12 (aunque hace esquina con la calle de Ayala), que fue inaugurado en 1931 por Margarita Kearney Taylor. La idea era abrir un Salón de Té al estilo inglés para el personal de las embajadas extranjeras de la zona. El local es famoso por haber sido tapadera de espionaje internacional durante la Segunda Guerra Mundial.
eL FANTASMA DE LA CALLE DE AYALA. En el número 126 de la calle de Ayala hay un chalé adyacente a unos bloques de viviendas en el que, en los años 80, sus moradores oían golpes y ruidos. La leyenda urbana cuenta que se trata del alma atormentada de un obispo que encontró la muerte en este inmueble cuando funcionaba como prostíbulo. Al parecer, los fenómenos misteriosos aún siguen produciéndose... Espías y posguerra. Embassy es un salón de té ubicado en el paseo de la Castellana, 12 (aunque hace esquina con la calle de Ayala), que fue inaugurado en 1931 por Margarita Kearney Taylor. La idea era abrir un Salón de Té al estilo inglés para el personal de las embajadas extranjeras de la zona. El local es famoso por haber sido tapadera de espionaje internacional durante la Segunda Guerra Mundial.

De fantasmas al traje del Rey

viernes 27 de mayo de 2016, 11:47h
La calle de Ayala cuenta con anecdotario propio, leyendas con mayor o menor fundamento. Como sucede con todas las grandes calles que presuman de serlo, la de Ayala cuenta con un anecdotario propio. Con historias que se cuentan a propios y extraños sobre realidades que en sus manzanas se vivieron o, quién sabe, se imaginaron.

De la existencia de fantasmas en uno de sus chalés, a la de espías de la Segunda Guerra Mundial en una de sus cafeterías, pasando, pese a la discreción de sus propietarios, por la sastrería responsable de elaborar los trajes a los varones de la Casa Real, Juan Carlos I y Felipe VI. Realidad o ficción, lo cierto es que éstas son sólo algunas de las historias que la calle de Ayala esconde. Para conocerlas todas, nada como pasear por la misma, hablar con los vecinos y comerciantes, empaparse de sus gentes.
sastre real. Sin duda alguna, uno de los establecimientos con más prestigio e historia en la calle de Ayala es la Sastrería Jaime Gallo,  dedicados desde 1938 a la Alta Sastrería artesanal y cuyo taller les permite ofrecer la más alta calidad a nivel mundial. De este establecimento han salido algunos de los trajes de los dos últimos monarcas, así como los de algunos de los integrantes de la alta sociedad madrileña.
sastre real. Sin duda alguna, uno de los establecimientos con más prestigio e historia en la calle de Ayala es la Sastrería Jaime Gallo, dedicados desde 1938 a la Alta Sastrería artesanal y cuyo taller les permite ofrecer la más alta calidad a nivel mundial. De este establecimento han salido algunos de los trajes de los dos últimos monarcas, así como los de algunos de los integrantes de la alta sociedad madrileña.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios