local.cibeles.net

Nacho Murgui repasa para Gaceta Local sus impresiones tras un año al frente de la Junta Municipal de Retiro

"Los vecinos nos exigen que les escuchemos"

Nacho Murgui se muestra satisfecho de haber podido dar salida a problemas que parecían estancados.
Ampliar
Nacho Murgui se muestra satisfecho de haber podido dar salida a problemas que parecían estancados.
Por Víctor M. Feliú
x
vmfeliugacetaslocalescom/7/7/22
jueves 23 de junio de 2016, 10:59h
Ni 48 horas pasaban de su nombramiento como concejal presidente de la Junta Municipal de Retiro –su distrito, su barrio– cuando Nacho Murgui recibía a Gaceta Local en el por aquel entonces “poco humano” y de enormes dimensiones despacho de Daoíz y Velarde para adelantar, entre otras muchas cuestiones, su intención de “dar un aire más cercano a la Junta Municipal de distrito en su relación con los vecinos”. Ni 48 horas han pasado de su primer aniversario en el cargo, cuando Nacho Murgui vuelve a recibir a esta publicación para hacer balance de estos 365 días al frente de una Junta, que más que abrir sus puertas a los vecinos, ha salido literalmente a la calle, con la puesta en marcha de varios procesos participativos en los que los vecinos se han ido involucrando.

“Ha sido un año de llegada, adaptación, aprendizaje y resolución de problemas”, resume en una sala anexa a su nuevo y modesto despacho, pues aquel de enormes dimensiones ha pasado a convertirse en una sala de estudios a disposición de todos los vecinos, en uno de esos logros de los que el propio concejal se muestra satisfecho “al dar salida a algunos problemas ‘emblemáticos’ del distrito”.

Entre ellos, cita la apertura del aparcamiento de rotación bajo los antiguos cuarteles de Daoiz y Velarde, “una obra recepcionada hace años y que no se terminaba de poner en marcha”, o la apertura del espacio cultural La Nave de Daoiz y Velarde, “una pieza que faltaba por encajar –refiriéndose a todo el complejo que forman los edificios de Daoiz y Velarde– y que representa el trabajo de todos los vecinos y vecinas”.

Oposición. Murgui afirma “respetar profundamente el trabajo de los vocales vecinos, que están realizando una labor estupenda y han formado un gran grupo humano. Es una oposición muy constructiva, aunque siempre hay dinámicas externas que intentan trasladar la pugna política del y tú más”.

Reconoce el concejal no haberse equivocado mucho en el diagnóstico inicial del distrito, ayudado a buen seguro por los más de 30 años que lleva involucrado en la mejora del mismo desde distintos ámbitos –Seco, Coordinadora de Barrios, Fravm–, del que dijo haber mejorado mucho pero tener cuestiones pendientes, como “la urbanización de la zona sur y falta de equipamientos”.

Ritmos y empeño. Además de la lentitud de los ritmos en la administración pública, Nacho Murgui habla de “llenos burocráticos –al mencionarle los vacíos legales que impiden resolver algunos conflictos–” y “estructuras para que nada cambie”. Ante ello, se muestra dispuesto a “aprovechar los recursos que están ahí y aunque haya cosas que no dependan de la Junta Municipal, pondremos todo el empeño en que vayan saliendo adelante”, citando como ejemplo las escuelas infantiles y el proceso seguido con Las Nubes

Tampoco le ha sorprendido la respuesta de los vecinos a las llamadas a la participación –han sido y están siendo varias y de distinta índole– al afirmar que él era “conocedor del tejido social” del distrito y a la que califica de “riqueza”, al asegurar que “la participación es un elemento que aumenta la eficiencia, antes no tenía una utilidad palpable, no se aprovechaba, y por ello hay que usar una metodología para empezar a hacerlo, ahora hay que empezar a ver si realmente vamos haciendo lo que pide la gente del distrito, que nos exigen que les escuchemos”.

Aportaciones de calidad. Nacho Murgui, que confiaba en la respuesta de los vecinos a las llamadas a la participación, sí reconoce haberse visto sorprendido por “el nivel de los vecinos a la hora de aportar soluciones”. En su opinión, este proceso, que “requiere su tiempo”, no se puede medir solo cuantitativamente.

Acostumbrado a estar ‘del otro lado’, Murgui detalla que le ha llamado la atención que “los ritmos en la administración pública son muchas veces muy lentos y requieren mucho esfuerzo, lo que no puede ser un pretexto para caer en el riesgo de acomodarse”. En la parte positiva, el concejal asegura haber descubierto “muchos resortes para ir solucionando problemas, aplicando voluntad, imaginación y decisión por hacerlo”.

Galería. Pinche sobre la imagen para acceder a la galería

  • Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

    Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

  • Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

    Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

  • Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

    Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

  • Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

    Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

  • Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

    Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

  • Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

    Nacho Murgui, un año al frente de la Junta de Retiro

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios