local.cibeles.net

Empiezan las obras de las tres torres

La UVA y el Poblado de Canillas vuelven a coger ritmo

Pedro Rollán en la UVA de Hortaleza
Ampliar
Pedro Rollán en la UVA de Hortaleza
Por Carmen Delgado
x
cdelgadogacetaslocalescom/8/8/23
viernes 09 de septiembre de 2016, 13:14h
Tras la entrega, a principios de año, de 108 viviendas en los tres nuevos bloques de la UVA de Hortaleza que llevaban dos años empantanados, parece que la Agencia de la Vivienda Social se ha tomado en serio la remodelación del barrio: las obras de urbanización previas a la construcción de tres nuevas torres ya han empezado. También se han reiniciado, tras tres años paralizadas, las obras de la IV fase del Poblado de Canillas, anunciadas en su momento para primavera.

Se han reiniciado las obras del Poblado de Canillas
Ampliar
Se han reiniciado las obras del Poblado de Canillas (Foto: C.D.)

El consejero regional de Transporte, Vivienda e Infraestructuras, Pedro Rollán, visitó a mediados de agosto la UVA de Hortaleza, para comprobar personalmente el inicio de las obras de urbanización del ámbito que afectan a unos 26.000 metros cuadrados, donde se levantarán otras dos torres de 36 viviendas cada una y una tercera de 65. La remodelación se inició en 1996, y se supone que a estas alturas debería haber finalizado hace tiempo con el realojo de más de 1.000 vecinos: de momento van por 706.


No solo se han instalado ya las casetas de obra de las dos constructoras que se harán cargo del proyecto sino que se pueden ver avances en el replanteamiento de las aceras para permitir la conexión de las calles Abuñol y Capitán Cortés. El coste de las obras es de 3,5 millones de euros: como recordó Rollán en su visita, “la UVA es uno de los barrios en remodelación más importantes, y el que probablemente ha requerido una intervención más compleja, ya que ha supuesto un importante esfuerzo inversor para poder ir entregando, a la mayor brevedad posible, el mayor número de viviendas”.
La urbanización del entorno es precisa para dotar a las parcelas de accesos adecuados a los servicios públicos –luz, agua, gas– además de la red viaria que absorba el tráfico y plazas de aparcamiento.


En total, desde 1996 que comenzó la remodelación de este barrio, que se construyó en los años 50 para erradicar las chabolas y se suponía que era provisional, se han invertido 9,3 millones de euros. Las nuevas torres que sustituyen a los característicos bloques rodeados de galerías ofrecen a los vecinos pisos que duplican la superficie anterior por unos alquileres que oscilan entre los 36 y los 350 euros.
Los vecinos realojados en enero, aunque encantados con sus nuevas casas, critican sin embargo que las torres tienen numerosas deficiencias. “Está todo hecho con materiales de malísima calidad, se funde hasta la instalación eléctrica”, se quejaba un vecino, que también denuncia que el Ivima pretende que paguen el IBI.

Mientras, en el Poblado de Canillas la constructora Rubau a retomado las obras de la IV fase: tres años llevan empantanados los esqueletos de las viviendas unifamiliares de Gomeznarro y Castromonte, a causa de problemas legales. El realojo de las familias de este barrio, unas 600, comenzó en 1986, pero muchos han fallecido sin llegar a estrenar una casa digna, y medio centenar sobreviven en lamentables condiciones, en casas que en los años 50 se construyeron provisionalmente, y que hoy se mantienen a duras penas en pie sin servicios públicos, a medio demoler.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios