local.cibeles.net

Las mafias, raíz de los problemas con los menores tutelados

La residencia de Primera Acogida, junto al parque Isabel Clara Eugenia
Ampliar
La residencia de Primera Acogida, junto al parque Isabel Clara Eugenia
Por Carmen Delgado
x
cdelgadogacetaslocalescom/8/8/23
lunes 07 de noviembre de 2016, 14:00h
El centro de primera acogida de Hortaleza, dependiente del Instituto Madrileño del Menor y la Familia de la Comunidad de Madrid, vuelve a estar en el foco de atención. Año tras año, la policía nacional reconoce en los Consejos de Seguridad del distrito que muchos delitos cometidos en Hortaleza tienen que ver con el centro de menores, pero la última polémica se centra en la existencia de un grupo de chavales marroquíes durmiendo en la calle, al amparo del parque de Isabel Clara Eugenia. Consciente del problema, la Junta ha impulsado la creación de una mesa con los responsables regionales y los distintos servicios sociales para buscar “una solución que debe ser integral”.

El consejero de Asuntos Sociales, Carlos Izquierdo, sin embargo, ha afirmado que “es un problema municipal, de seguridad y de convivencia”, asegurando que la mayoría de los chicos que duermen en el parque no son menores, y que en caso de serlo, “nosotros no tenemos un sistema para ir por todo Madrid buscando menores desprotegidos”.


De momento, el Ayuntamiento está estableciendo los pasos a seguir en las áreas implicadas: Salud, Seguridad y Emergencias, el Centro de Atención a la Drogodependencia, educadores sociales y mediadores culturales, además de la Fundación Raíces. “Creemos que la solución no es mover el problema a otro punto del distrito –señalan desde la concejalía de Hortaleza– sino que se debe minimizar o resolver el problema de adicción al disolvente, y a partir de ahí intentar integrar a los menores en hábitos de vida sanos y una convivencia normalizada”, apuntaban, refiriéndose a los problemas generados por las adicciones de algunos internos a los pegamentos o la marihuana.


Fuentes de la Dirección General de Familia y el Menor señalaban a Gaceta Local que el centro acoge actualmente a unos 48 chicos –la rotación es muy alta, este año han pasado un millar–, desde cero a 16 años, entre los que hay menores no acompañados –generalmente magrebíes que acaban en Madrid tras cruzar el Estrecho– pero también españoles a cuyos padres se les ha retirado la custodia por diversas causas. La estancia oscila entre unos días hasta seis semanas, mientras se les encuentra un hogar de acogida o la Fiscalía decide qué medidas se deben tomar.
“De los 130 menores no acompañados que tenemos en la Comunidad de Madrid –señalan fuentes de la consejería– sólo tres son conflictivos”, pero sí es cierto que hay muchas adiciones, “sobre todo a los porros”, pero también a los disolventes, que es lo que les empuja a delinquir. El responsable de la Comisaría de Hortaleza-Barajas llegó a asegurar en el último Consejo de Seguridad que los internos son causantes de “un tercio de los robos que se comenten en el distrito”, aunque también reconocieron que se juntan menores con adultos.


Mafias
Desde la Consejería insisten en que no se trata de un centro de internamiento, “no hay barrotes, y si un niño no quiere estar ahí, se va”. “Cuentan con medidas educativas, nunca represivas, pero en el centro les ponen normas y en la calle, si encuentran a un mayor de edad que les habla en su lengua y les ofrece un porrito, pues hacen lo que quieren con ellos: el verdadero origen del problema son las mafias que se aprovechan de estos menores para cometer robos, porque saben que son inimputables”.


De hecho, es lo que recordaba la policía, que los detienen, pero siendo menores, entran por una puerta y salen por otra. Así que las medidas policiales no son ni las únicas ni las más efectivas para solucionar tanto la situación de estos chavales, en muchos casos solos en la vida, ni para tranquilizar a los vecinos. “Hay que tratar el enfoque social”, apuntaba la concejala de Hortaleza, Yolanda Rodríguez.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios