local.cibeles.net

¿Quién dice que las personas mayores no tienen oportunidad de saber más?

Acudir a clases de cocina en la edad adulta aporta múltiples beneficios para la salud y para los sentidos.
Acudir a clases de cocina en la edad adulta aporta múltiples beneficios para la salud y para los sentidos.

Tres razones para tomar clases de cocina

viernes 07 de abril de 2017, 11:51h
Nada más falso, el conocimiento no cumple con restricciones y menos para los adultos. Hay sinnúmero de escuelas que abren sus puertas a quienes tengan el deseo de ampliar su horizonte de conocimiento...

Aunque para muchos parezca poco atractivo, las escuelas de cocina son una alternativa interesante, de las cuales se puede obtener información mucho más valiosa que adornar un platillo, utilizar los cubiertos o preparar un coctel. Te presentamos tres razones por las que puedes invertir tu tiempo libre en el conocimiento culinario...

Para mucha gente pueden parecer sinónimos, pero en realidad cada concepto debe quedar bien delimitado, pues el primero se refiere a la acción de consumir alimentos y para lo cual no se necesita más que saber masticar e ingerir, en tanto que saber alimentarse requiere conocer las características nutricionales de lo que vamos a comer.

Para ampliar un poco más lo anterior, es importante recordar que para que una comida se considere saludable debe combinar los nutrientes básicos de la siguiente manera: 57% de carbohidratos, 25% de grasas, 15% de proteínas, 3% de fibra. Las principales cocinas del mundo basan sus menús en el cuadro anterior, pero el secreto está en saber combinar sin que se pierda el balance saludable.

Memoria en activo
¿Por qué sucede en las personas mayores que recuerdan con más facilidad eventos remotos y olvidan los recientes? La medicina lo explica así: toda la

información a la que tenemos acceso la captamos a través de los sentidos (vista, oído, olfato, tacto y gusto), la cual se conserva en la memoria sensorial y posteriormente se graba definitivamente en el cerebro en forma de enlaces entre neuronas. Este proceso es conocido como sinapsis, y en él participa un tejido llamado hipocampo, que se ubica entre los ventrículos laterales de ese órgano.

Con el paso del tiempo, esta red de estructuras, que se han incrementado con nuevos conocimientos y el número de recuerdos característicos de la edad, se va haciendo más compleja, por lo que el cerebro debe mantenerse sano, pues la memoria empieza a fallar.

¿Cómo ayudarlo? Inciden directamente en el buen funcionamiento del órgano factores como fatiga física o intelectual, estrés, falta de sueño y mala alimentación, los cuales debemos evitar. Entonces, a nosotros nos corresponde darle tareas para mantenerlo vigente y que la memoria se mantenga fresca y no nos traicione en el momento menos indicado.

Te ayudarán notablemente actividades relacionadas con las clases de cocina, como:

–Intenta memorizar cada día un nuevo ingrediente, producto o utensilio de cocina; repítelo una y otra vez, asociándolo a nombres, platillos, colores, lugares o personas conocidas.

–Procura que las operaciones aritméticas (multiplicar, sumar, restar y dividir) que se requieren para calcular cantidades, por ejemplo, las realices en tu mente, evitando el uso de la calculadora.

Placer para los sentidos

Claro que las clases de cocina son mucho más que lo que hemos expuesto. Por ejemplo, hablar de los gratos momentos que nos brindan los sentidos es algo que no se consigue en cualquier actividad. De manera que te invitamos a buscar referencias de alguna institución que se precie de ser seria y no lo dudes más, posiblemente tus cualidades de chef están escondidas esperando que las descubras: bon appétit!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios