local.cibeles.net

Cada vez resulta más complicado que los niños elijan actividades físicas y deportivas para ocupar su tiempo de ocio

Es importante elegir un deporte que les motive, para que sigan practicándolo a largo plazo.
Es importante elegir un deporte que les motive, para que sigan practicándolo a largo plazo.

El deporte no es sólo salud, también inteligencia

viernes 07 de abril de 2017, 13:43h
Cada vez resulta más complicado que los niños elijan actividades físicas y deportivas para ocupar su tiempo de ocio. Los padres tienen un reto en la actualidad, lograr que sus hijos adquieran hábitos saludables. Los expertos, consciente del esfuerzo que supone lograr que los hijos se activen, ofrecen consejos para que podáis inculcarles el deporte como parte esencial en sus vidas...

El sedentarismo infantil es un problema que cada vez afecta a más escolares en España. Según el Consejo Superior de Deportes, solo el 43% de los niños entre 6 y 18 años realiza cinco o más horas de práctica físico deportiva a la semana, un hecho que puede llegar a ocasionar problemas de salud, autoestima y sociabilidad.

Muchas veces el exceso de tiempo libre de los niños les lleva a permanecer durante horas delante de una pantalla de ordenador, teléfono móvil o jugando con videojuegos. Según los expertos, practicar deporte desde pequeños es una de las mejores vías para prevenir el sedentarismo, además de conllevar numerosos beneficios físicos y psíquicos.

Beneficios intelectuales

“Los beneficios del deporte, tanto a nivel físico como afectivo e incluso intelectual, están avalados por numerosos estudios que demuestran que la comprensión de las reglas del juego y la experiencia del objetivo común, hacen que el niño se relacione mejor con otras personas y desarrolle su capacidad de colaborar”, explican. “Los niños deportistas tienen más confianza en sí mismos, están acostumbrados a cooperar y a tomar decisiones dentro de un colectivo. Además, son capaces de controlar el exceso de energía y nervios”.

Elegir la actividad deportiva adecuada a las características de cada edad es fundamental para conseguir que los niños se conviertan en jóvenes saludables y activos:

• A partir de los 4 años. Judo y karate. Gracias a estas prácticas deportivas, los niños aprenderán de forma muy progresiva, por eso se pueden empezar a trabajar desde muy temprano. Ayudan a los niños a mejorar su coordinación, su orientación espacial y el respeto.

• A partir de los 4-5 años. Gimnasia rítmica y ballet. Se trata de actividades que favorecen la flexibilidad y la coordinación.

• A partir de los 8 años. Deportes de equipo como fútbol, baloncesto, balonmano… Éstos, además de trabajar la forma física, favorecen las relaciones con los compañeros.

• A partir de los 10-11 años. Deportes como el piragüismo, que comienzan a exigir mayor esfuerzo físico por parte de los niños.

¡Apúntales a los deportes que más les motiven! Si es un deporte que les gusta, tienen muchas posibilidades de seguir con él a largo plazo. Además, “la actividad física en el ámbito escolar ayuda a los niños a desconectar de las otras materias, lo que les ayuda a rendir mejor después en el aula”, añaden. Beneficios que, claramente, influyen de una forma muy positiva en la personalidad del niño.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios