local.cibeles.net

Las actividades invitan al ‘desenganche’ de las plataformas tecnológicas

SIN WIFI Y SIN MÓVILES. El uso del teléfono móvil es prácticamente incompatible con el desarrollo de los campamentos de verano. Así lo subrayan tanto desde la Fundación Municipal de Deportes como desde Cruz Roja. Sin embargo, muchos padres se quejan. Quieren estar comunicados constantemente con sus hijos, “por si acaso”. El Ayuntamiento, que oferta 2.350 plazas para chavales de 6 a 16 años, recalca en negrita en sus folletos que el móvil no está permitido. «Cuando lo llevan, no lo usan con el fin que quieren sus padres, sino que mandan mensajes a sus coleguillas, se distraen e interrumpen las actividades», señala uno de los responsable de los campamentos. En su opinión, los padres deben saber que la organización garantiza que los niños están bien y que, si ocurre algo, se les llama inmediatamente. «Uno de los objetivos de los campamentos es que los chavales avancen en su independencia y si ante el mínimo problema llaman a sus padres no consiguen reforzar su personalidad», subrayan.
SIN WIFI Y SIN MÓVILES. El uso del teléfono móvil es prácticamente incompatible con el desarrollo de los campamentos de verano. Así lo subrayan tanto desde la Fundación Municipal de Deportes como desde Cruz Roja. Sin embargo, muchos padres se quejan. Quieren estar comunicados constantemente con sus hijos, “por si acaso”. El Ayuntamiento, que oferta 2.350 plazas para chavales de 6 a 16 años, recalca en negrita en sus folletos que el móvil no está permitido. «Cuando lo llevan, no lo usan con el fin que quieren sus padres, sino que mandan mensajes a sus coleguillas, se distraen e interrumpen las actividades», señala uno de los responsable de los campamentos. En su opinión, los padres deben saber que la organización garantiza que los niños están bien y que, si ocurre algo, se les llama inmediatamente. «Uno de los objetivos de los campamentos es que los chavales avancen en su independencia y si ante el mínimo problema llaman a sus padres no consiguen reforzar su personalidad», subrayan.

¡A despegarse de la videoconsola en el campamento!

viernes 12 de mayo de 2017, 13:21h
Vivimos en un mundo en el que la tecnología forma parte de nuestro día a día y tanto nuestros hijos como nosotros estamos conectados o enganchados a ella. Todo lo que nos rodea es tecnología y hay veces que ‘desengancharse’ un poco viene muy bien. Los campamentos de verano son una buena forma para que nuestros hijos desconecten y empiecen a disfrutar de las actividades y deportes que los campamentos tienen programadas para esos días.

Los campamentos de verano tienen actividades de diferentes temáticas programadas para que los niños se lo pasen genial durante el verano, poder compartir vivencias con niños de las mismas edades, poder disfrutar sin necesidad de tecnologías.

Al campamento, sin tecnología

Hay niños que preguntan si se pueden llevar las videoconsolas, Nintendo y demás artilugios a los campamentos y la respuesta es ‘no’. Al campamento se va a disfrutar, a jugar e interactuar con otros niños; a participar en las actividades y juegos que realizan en el campamento. No hay tiempo de jugar a las maquinitas, así que mejor dejarlas en casa, ¡porque ocupan espacio en la maleta!

Ya juegan demasiado durante el año, así que el verano puede ser un buen momento para que dejen de lado las Nintendos, PlayStation, Xbox y demás artilugios y disfruten de los juegos, la naturaleza, de las actividades y se socialicen con los demás niños del campamento.

Todos necesitamos un poco de desconexión en el que poder disfrutar la naturaleza. La sociedad en la que vivimos se está modificando a pasos agigantados a causa de la tecnología, que modifica pautas de comportamiento y protocolos de interelación, de manera que dejamos de lado a las personas que tenemos cerca por hacer caso a la pantalla del móvil y no somos conscientes de todo lo que nos perdemos mientras lo estamos haciendo. La vida no se reduce a una pantalla, pero muchas veces nosotros (los padres) somos los primeros que caemos en este error.

Es verdad que la tecnología es muy buena y que no tenemos que prescindir de ella, pero tenemos que enseñar a nuestros hijos cómo utilizarla, en qué momentos podemos usarla y cuando es mejor dejarla a un lado.

En este caso, dejemos que nuestros hijos vayan a un campamento de verano a disfrutar, como lo hemos hecho nosotros y que dejen toda esa tecnología en casa. Los responsables de los campamentos seguro que han organizado programas variopintos y muy interesantes en los que los niños se lo pasarán en grande y además no tendrán tiempo ni de usarlas ni de echarlas de menos, así que mejor no llevarlas.

¡Feliz campamento de verano!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios